Cuando usted compra o alquila un vehículo nuevo espera que sea un medio de transporte seguro y confiable. Pero puede llegar a ser muy frustrante cuando el concesionario no ha hecho las reparaciones del caso, lo que da los suficientes motivos para presentar un reclamo por incumplimiento de la garantía. Tanto la ley estatal como la federal, como lo es la Ley Limón para vehículos (Lemon Law), se pueden aplicar. Estas leyes le dan la oportunidad de obtener un vehículo de reemplazo, un acuerdo o incluso un reembolso.

Cualquier daño significativo, incluidos los que comprometen la seguridad del vehículo, implica que usted deje que el concesionario o el fabricante se encarguen de repararlo. Pero si ya ha pasado por múltiples reparaciones inútiles es necesario emprender acciones legales.  

Opciones legales después de comprar o alquilar un vehículo con la Ley Limón 

Un abogado especializado en la Ley Limón puede ofrecerle el asesoramiento que necesite para saber si vale la pena hacer una demanda según lo que establece esta ley en su estado. Los 50 estados del país cuentan con leyes que protegen al consumidor cuando compra un vehículo y descubre que tiene daños sustanciales. 

Las leyes sobre vehículos defectuosos en el ámbito estatal definen qué es un coche con daños considerables y solicitan que su fabricante facilite un reembolso parcial, total o un automóvil de reemplazo; incluso cuando al consumidor se le alquila o vende un automóvil con fallas mecánicas.

Las leyes estatales sobre vehículos defectuosos también establecen la cantidad de veces que se deben llevar a reparar un carro cuando presente daños, así como el plazo adecuado para completar las reparaciones que facultarían al consumidor a seguir adelante con el litigio. 

En algunos casos el concesionario puede tratar de convencer al consumidor de que la Ley Limón se aplica sólo a los vehículos en perfecto estado o último modelo. Sin embargo, muchas leyes estatales también tienen cobertura sobre la compra o el alquiler de vehículos usados. Es importante comprender los detalles de las leyes estatales sobre vehículos usados y contratar a un abogado con experiencia en esta área. Si decide continuar con su demanda bajo las leyes estatales sobre vehículos usados, esos estatutos dictarán el tipo de recuperación para el que es elegible. 

La ley federal de garantía Magnuson-Moss de 1975 es distinta a las disposiciones del estado, y puede ofrecer un recurso legal si hay incumplimiento de la garantía o este no está cubierto por las directrices estatales. Una revisión exhaustiva de esta ley federal, en comparación con la ley estatal Limón, puede ayudarlo a usted y a su abogado a saber si esta opción está disponible.

Por qué necesita un abogado que le ayude con su reclamo de garantía de Ley Limón Para Vehículos

Los consumidores que no conocen a fondo los recursos y derechos en virtud de las leyes estatales y federales como la Ley Limón, se encuentran en clara desventaja al tratar de negociar por su cuenta con el concesionario o fabricante. Lograr que un concesionario automotor reemplace su vehículo sin contratar un abogado es extremadamente difícil. 

En muchos casos un consumidor puede ser engañado por un concesionario que alega estar investigando o tratando de resolver el problema. A menudo estas reclamaciones llegan a prolongarse durante semanas o meses, tiempo durante el cual usted no tiene acceso a su vehículo y se puede frustrar cada vez más. Muchos consumidores, desafortunadamente, han tenido que cubrir sus propios costos de reparación o aceptar condiciones comerciales desfavorables. 

Al contar con un abogado de Magnusson-Moss o uno especializado en la ley estatal Limón tendrá la oportunidad de negociar y retomar su vida lo más pronto posible. Así se trate de un vehículo defectuoso o de daños en las partes internas que le impiden confiar en su funcionamiento, no debería tener que sufrir más consecuencias. Si permitió que el fabricante intentara arreglar el problema de su auto sin éxito, deje que un abogado especializado en incumplimiento de garantías se haga cargo de su reclamación. 

Magnuson-Moss exige que el fabricante pague por su caso

La disposición sobre cambio de honorarios de la Ley de Garantía Magnuson-Moss exige que el fabricante cubra los gastos de representación de los abogados si el demandante llegara a ganar el caso. Como resultado nuestros abogados en Morgan & Morgan trabajarán con usted de forma gratuita. Nuestros honorarios provienen del fabricante si ganamos el caso.